HUELLA DE MONTAÑA 

CLUB DEPORTIVO DE MONTAÑISMO Y ESCALADA COLOMBIANO

CORPORACIÓN SIN ÁNIMO DE LUCRO

© 2020 Todos los derechos reservados

Web por rayanegra Diseño Visual

CONTACTO

INFO@HUELLADM.COM

+57 300 6446831

marca pais colombia 2.png

EMERGENCIA

  • White Instagram Icon
  • White YouTube Icon
  • White Facebook Icon
  • Huella de Montaña

Montañistas regresan al Volcán Nevado del Ruiz

Actualizado: abr 14

Se abre una puerta para recuperar nuestros territorios deportivos

El Club Deportivo Huella de Montaña estuvo realizando actividades de montañismo en el Parque

Nacional Natural los Nevados gracias al aval de dicha institución para realizar entrenamientos en

el Nevado del Ruiz y estribaciones del cráter de la Olleta.



PRIMER DÍA - Abril 18 de 2019:

Ingreso al Parque Nacional Natural los Nevados, aclimatación en Arenales y reconocimiento de inicio de ruta al Volcán Nevado del Ruiz.

A las 9 am realizamos el ingreso al Parque Nacional Natural Los Nevados por el sector de Brisas.

Allí enseñamos el soporte del aval para el ingreso y el soporte de los seguros expedidos por Colasistencia. Posteriormente el funcionario de Parques Mateo Barco realizó una inducción y charla sobre el lugar explicando las políticas del Parque, cómo está distribuido el lugar, donde estaríamos realizando las actividades y posteriormente se realizó una revisión del material técnico requerido para este tipo de actividad. Adicionalmente se hizo una evaluación corta y precisa de nudos de encordamiento y rescate con algunos integrantes del equipo. También se discutió y se mostró la presencia de un botiquín médico completo.


Luego del ingreso al Parque Nacional Natural Los Nevados, sector Brisas, levantamos campamento en la zona de Arenales, en una solitaria carpa que alejada un poco de los turistas, mas no ajena a las visitas de los curiosos transeúntes que se nos acercaban para entender un poco lo que hacíamos allí, nos dispusimos a pasar una noche antes del anhelado intento de Cumbre al Volcán Nevado del Ruiz.

A la espera de la madrugada, nos dispusimos a organizar los morrales de asalto y a asimilar que éramos el retorno de una generación de Montañistas y Escaladores que vivió tiempos de clausura en este lugar, por las condiciones naturales del Volcán, y por el tras pies que vive el acceso a las Montañas en algunos lugares del país.

Pero nos encontrábamos allí con una nueva libertad que poco a poco íbamos entendiendo, logramos tener un permiso como Club Deportivo para retornar a este sitio, gracias a las acciones que por los últimos 3 años, el GMEC y la FECDME afrontaron para reglamentar nuestra actividad, y que nos permitía de forma autónoma poder disponer de este viejo territorio que vio a las generaciones más antiguas prepararse para grandes expediciones al Himalaya, y que nosotros como niños alegres en un parque que abre sus puertas, sabríamos experimentar y aprovechar los días que habían de llegar.


Teniendo en cuenta que, por pronóstico climático, la única ventana de buen tiempo sería al día siguiente, realizamos un trekking corto de reconocimiento de inicio de la ruta dado que la hora de salida al intento de cumbre al nevado del Ruiz sería a las 4:30 am del día siguiente. Iniciamos el ascenso en dirección Sur este bordeando las paredes de roca de Gazaperas hasta subir a un extenso arenal al pie de otras paredes de roca más arriba. Allí localizamos la canaleta que nos permitiría ascender al siguiente tramo que conectaría a la ruta directa a la cumbre.

Retornamos nuevamente al campo base para comer, dejar todo listo y descansar. En la noche se realizó una revisión médica inicial donde se tomaron signos vitales básicos de los integrantes y se interrogó por síntomas clínicos sugestivos de mal de altura para lo cual los tres integrantes se encontraban en buen estado.


SEGUNDO DÍA - Abril 19 de 2019:

Cumbre Volcán Nevado del Ruiz.


Salimos a las 4:30 am desde los 4290 msnm de nuestro campo base en la zona de Arenales. Emprendimos desde allí el ascenso cortando la morrena por la empinada cuesta rocosa de Gazaperas que nos llevarían a la planicie de pequeñas rocas iluminadas por la luna llena, un destello que nos acompañaría prolongadamente durante las primeras horas de la madrugada.

El acceso por la canaleta de rocas que te lleva al sureste, es una escalada sencilla y consecuente con el terreno empinado, que no tardará en convertirse en un baile de manos y pies que desembocan en la parte alta del valle, una zona con una pendiente poco pronunciada pero extensa que nos dejó de fondo el extenso Volcán Nevado del Ruíz, Cumanday.

Su fumarola se elevaba tranquila y constante kilómetros sobre nosotros, pero afortunados de que el viento no soplara a nuestro favor, la intensidad de los gases y el olor a azufre estaba atenuado gracias a ello. Durante el amanecer, un pulso del volcán arrojó una gran columna de humo gris cargado de cenizas que se abría paso por la constante fumarola blanca, no tardó en alcanzar una gran altura y dispersarse por todo el cielo como un manto que ponía velo a los rayos del sol.

La Montaña a lo lejos se veía completamente despejado, Ella está viva, ella se mueve, ella palpita.

Es tierna y es furiosa, madre diosa, que con tu aliento cubres los cielos. Hijos tuyos que ascendemos los elevados montículos de cúmulos rocosos. Testigos de tu calma e inclemencia, veneramos tu grandeza desde los altos picos nevados, hasta la baja y espesa selva, palabras latentes en la mente mientras cruzábamos el río Molinos que daba paso a la cuesta que nos llevaría al antiguo refugio a 4.800 msnm.

Estando allí a las 7:00 am hicimos una pausa para comer e hidratarnos y continuamos el ascenso por el camino que claramente marca el pasamanos de cuerdas y culmina a 5100 msnm, desde donde se logran ver los opacos seracs, cubiertos por ceniza y arena, que ocultan la dura y azul superficie.

Seracs que se extienden separando la morrena de la cumbre y que finalmente sorteamos por un costado sin necesidad de utilizar crampones o cuerdas.

¿Llegamos a a la cumbre? Fue lo primero que nos preguntamos, avanzamos lo suficiente sobre el terreno accidentado y poroso, agujeros que se abrían paso por la tierra como pequeños respiraderos por los que Cumanday perfumaba el aire con sus gases azufrados, para lo que no tardamos en vestirnos para la ocasión y usar nuestras máscaras antigases.

Cuidadosamente buscando las aristas para evitar caer en sus pequeñas fosas. Finalmente nos detuvimos pues entendimos que estábamos sobre una de las cumbres más extensas y deshieladas del país.

Alas 10 am la bandera de nuestro país Colombia quedó en nuestras manos y el recuerdo y la alegría de ser el primer Club Deportivo que de manera autónoma regresara a su cumbre, tras un cierre de más de 9 años.

Descendimos nuevamente acompañados de granizo y nieve, al igual que para Ana y Nicolás les fue entregada una nevada cuando descubrieron en este mismo sitio, la pasión del Montañismo hace más de 12 años y que a su regreso en compañía de Juan Diego Corzo, aparece nuevamente para cerrar este ascenso, granizo y nieve que ahora son testigos de nuestra presencia, mientras quedan atrás huellas blancas y negras, y al frente quedan puertas abiertas para que más deportistas , viejas y futuras generaciones, disfruten del imponente Cumanday antes que se extinga su gran glaciar.

El descenso no presentó mayores novedades salvo la caída de temperatura por la nevada. Regresamos al campamento Arenales a la 1:30 pm para comer y descansar de la jornada. Al finalizar el día se realizó nueva valoración médica donde se mostró un perfecto estado de salud de los tres integrantes.



TERCER DÍA - Abril 20 de 2019:

Trekking al Caballete Cráter de la Olleta.

Este día nuevamente las condiciones climáticas estuvieron complicadas por lo que decidimos realizar un trekking al Caballete en la zona de la Olleta y cancelar las actividades de escalada en roca. Iniciamos el ascenso desde el valle de las tumbas siguiendo por la línea de la carretera hasta alcanzar la máxima altura del Caballete. Durante el trayecto tuvimos caída de lluvia y un poco ceniza sin complicaciones de visibilidad. Posteriormente regresamos y nos reportamos en Brisas nuevamente para realizar la salida oficial del Parque.


Huella de Montaña está comprometida 100% con la organización deportiva a través de la FECDME, el acceso y recuperación de nuestras Montañas a través del GMEC.

Fueron dos años de gestión de parte del Gremio de Montañistas y Escaladores de Colombia para crear, con la Federación Colombiana, una reglamentación para que los clubes lograran, de forma independiente, acceder al sitio. Al final, la Dirección de Parques Nacionales de Colombia dio el aval para lograr ese objetivo, acción que les genera dicha y tranquilidad a los deportistas.

Lo importante es que se recupera un espacio, lo que incentiva a los demás clubes a que se organicen y retornen a estos lugares. De una u otra forma, la escalada y montañismo revive en el Nevado del Ruiz, es decir, vuelve a ser escenario deportivo y más grupos ya no tendrán necesidad de ir a entrenar a países como Perú o Ecuador antes de encarar sus desafíos deportivos.


Esperamos que posterior a este ascenso primer ascenso autónomo luego de 9 años de clausura para estas actividades, y siendo consecuentes con la reglamentación para estas actividades, Clubes del país puedan acceder a esta ruta directa ya establecida y realizada nuevamente por nuestro Club luego de que en la Prueba Piloto realizada en agosto de 2018 por el GMEC (Gremio de Montañistas y Escaladores de Colombia) y FECDME (Federación Colombiana de Deportes de Montaña y Escalada), se puedan además, realizar otras rutas exploratorias por el glaciar Nereidas y otras caras del Volcán Nevado del Ruiz de forma organizada y responsable para promover un

Montañismo consciente y orientado al beneficio de todos.

Agradecemos a la Dirección de Parques Nacionales y al Parque Nacional Natural Los Nevados por el acceso organizado del Club Deportivo de Montañismo y Escalada Huella de Montaña, al grupo de Gestión del GMEC y del comité ProFederación FECDME.



PRENSA


PERIÓDICO EL COLOMBIANO

LINK



PERIÓDICO GENTE ENVIGADO

LINK


ENVIGADO INFORMA

LINK